“Mamá, pídeselo tú. Amor es amor. No importa quién lo pida”

Nos gusta contar historias en las que nuestros relojes sirven para ayudar a alguien a dar un mensaje importante. Hace unos días, os enseñamos la historia de Aida y Brian en Central Park. Hoy, vamos a contaros la historia de Linda e Iván.

Linda decidió pedir matrimonio a su chico, Iván, por sorpresa en un viaje a Dubai y con uno de nuestros relojes de madera Deva. Además, en este caso, Linda decidió pedir matrimonio con hijos. Como veréis, los hijos de ambos fueron muy importantes en esta bellísima historia.

Os dejamos una entrevista para que Linda nos cuente cómo fue la historia y más abajo un vídeo del momento concreto de la petición. Está grabado por sus hijos, pero se ve lo importante. 😉

¿Cómo nos conociste?

A través de Instagram. Me apareció una publicidad con el reloj de madera y me encantó. Nunca había visto un reloj de madera. Y cuando vi que se podía personalizar, me enamoré.

 

¿Cómo se te ocurrió utilizar un reloj de madera Woodenson para algo tan importante como pedir matrimonio?
Estaba buscando algo que fuera muy muy ESPECIAL. Un anillo estaba descartado. quería otra cosa y ya había visto el reloj. Hace meses ya tenía claro que tenía que ser con ese reloj. El problema es que no recordaba la marca y me costó media mañana conseguirlo.
Busqué si le había dado me gusta o guardado porque lo había visto hace meses… Me reuní con mis hijos una tarde y les mostré el reloj mientras nos comíamos un helado, lo personalizamos entre los tres.

 

¿Qué sentiste al pedírselo a tu chico? ¿No te importó ser tú la que lo pidiera?
Jajaja, pues fue muy emocionante. Si te digo la verdad, fue mi hijo el que me animó… Estuvimos hace un par de años comprometidos y por circunstancias lo anulamos.
Un día, íbamos paseando y mi hija se paró en frente de un vestido de novia espectacular y me preguntó “¿Mami, cuando te vas a casar con Papi?”. Y yo le conteste, “no sé… porque no me lo ha pedido” Y mi hijo de siete años me dijo: “MAMÁ,  pídeselo TU”.  Amor es Amor. No importa quien lo pida, ¿no?

 

Es verdad. ¿Qué te gustaría que hiciéramos como marca?
Carcasas para el teléfono, cajitas con diseños bonitos y que los fotógrafos tengamos variedades al hacer nuestras entregas, bandejas chulas,  marcapáginas,  regalos originales, cámaras pisa papel, etc.

 

¿Cuéntanos alguna anécdota de la historia?
Íbamos de vacaciones a Dubai y mis hijos y yo teníamos todo planeado: paseo en camello por las dunas y mi primo que vive allí nos graba el vídeo. Todo perfecto, pero hubo un imprevisto y cambiaron los planes. Entonces decidimos hacerlo en el momento que nos apeteciera…

 

Íbamos a conocer el Gold Souk en un barquito, pero había mucha gente y los gestos de cariño no son bien vistos allí. Tocó bajarnos y cuando iban mis hijos con su padre un poquito lejos, regresé y le pedí al señor del barquito que nos hiciera el trayecto a nosotros cuatro y yo le pagaba el precio del barco lleno…. Llegó Iván y me pregunto qué pasaba. Le dije que quería que hiciéramos el trayecto los cuatro. Me miró con cara rara porque nos acabamos de bajar.

 

Yo le dique que quería subirme otra vez y hacernos fotos que con el gentío no pudimos. Negociamos con el señor y nos subimos. Encendí las dos cámaras y le di una a mi  hija y la otra a mi hijo. Se los dije en el oído que era el momento. Cuando íbamos por la mitad del trayecto le dije al oído que tenía una sorpresa y lo saqué.

 

Cuando me di cuenta ninguno de mis hijos nos estaban apuntado con la cámara (se puede ver en el vídeo). Jajaja y fue un momento precioso y lo importante es que dijo que sí. ️
 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *