Queremos hacer un mundo más bello. Un mundo que se pueda tocar y sentir.
Queremos vivir sin prisa y celebrar el milagro del instante.

Creemos que la tecnología y los elementos orgánicos como la madera
deben mantener un diálogo constante sobre la belleza.

Creemos que nuestros clientes merecen calidad, buen trato y cercanía.
Además, en Woodenson, el comprador siempre tendrá un detalle humano, algo que no puede hacer el monstruo.

Empezamos en ruinas, rodeados de virutas y serrín. Nos gusta luchar y luchamos.
Tenemos raíces fuertes y profundas. Raíces de buena madera.

Misión: Salvar el mundo.
Visión: Caleidoscópica.
Valores: Siempre en alza.

Manifiesto de marca

La humanidad es buena. El ser humano es maravilloso. Somos mejores de lo que pensamos.
Somos el planeta.
Estamos en el centro de la naturaleza. Y cuando el ser humano está solo en medio de ella, se encuentra consigo mismo y se sobrecoge. Porque la soledad es el porvenir de los acompañados. Y el que sabe estar solo nunca sentirá soledad.
Llevar un trozo de naturaleza en la muñeca nos recuerda lo que somos y también que el tiempo se termina para nosotros. Y nos invita a volver al origen de lo que somos.

Hay marcas Divinas, dioses con los que no se puede hablar.
Imaginamos Woodenson como una marca humana con la que se puede charlar, una marca humana que te acompaña y que te ayuda a decir lo que piensas.
Puedes hablar con Woodenson como hablarías con tu abuela.

Somos la resistencia a los avances de una tecnología que nos intenta deshumanizar. Somos esencia. Marcamos el tiempo que nos queda. Somos el tiempo que nos queda.
Podemos dominar la tecnología con belleza, rememorando lo que somos, conscientes de que todo lo que hacemos, incluso lo que nos amenaza, es parte de la misma naturaleza, y por tanto parte de lo que somos.

La madera es la piel de la naturaleza. Nuestra segunda piel.

dsc_0126b
0